Tutorial - Llavero personalizado

Todo el mundo tiene llaves, pero no todo el mundo tiene llaveros, y mucho menos llaveros personalizados. Pero resulta tan fácil crear uno, que sólo necesitaremos los siguientes materiales:

  • Gomaeva (el color es indiferente)
  • Pintura acrílica
  • Aguaplast o similar
  • Papel para la plantilla
  • Látex vinílico
  • Aro y cadena de llavero

 

Y las siguientes herramientas:

  • Lápiz y goma
  • Pistola termofusible (pistola de silicona caliente)
  • Alicates
  • Pinceles
  • Cúter o bisturí
  • Papel de lija
  • Sacabocados o punzón

En primer lugar, hemos de elegir el diseño, y plasmarlo en papel. En mi caso, puesto que iba a ser para regalo, elegí las iniciales de la persona en cuestión.

llavero personalizado

Lo siguiente es, una vez plasmado y recortado el diseño, pasarlo a la gomaeva con el lápiz. Hay que pasarlo dos veces, si la gomaeva es de la fina (1-2 mm).


A continuación, recortamos el diseño de la gomaeva. Se puede hacer con tijeras, pero recomiendo el bisturí para tener más precisión y punzonar los agujeros si tenemos.


Antes de continuar, para endurecer un poco la gomaeva, es recomendable calentarla empleando una decapadora (pistola de aire caliente). Como carecía de una, utilicé una plancha, metiendo la gomaeva entre dos láminas de papel de seda antes de aplicar el calor. Después la introduje rápidamente entre dos superficies planas (en mi caso, dos libros), para que no se curve. Esto la hará más rígida que si la tratamos sin calentar.

Después, si empleáis gomaeva como la que yo (1-2mm), es necesario pegar ambas copias. Para ello emplearemos la pistola termofusible. Debe quedar como en la imagen.


El siguiente paso es crear el agujero por el que haremos pasar el aro del llavero. Para ello usaremos el sacabocados o el punzón. Yo tenía un sacabocacados, como se aprecia en la imagen. La ventaja de ellos es que tienen varios tamaños, y se aplica la fuerza con mejor eficiencia, aunque para esta tarea no es necesario mucho esfuerzo.


Ya es hora de pringarse. Para dar consistencia al llavero y que quede más rígido, aplicaremos las capas que consideremos necesarias de aguaplast. El número dependerá del tamaño y la complejidad: a más capas, más rigidez y mejor acabado superficial, puesto que podremos lijar mejor; sin embargo, si tiene muchos detalles, puede resultar complicado perfeccionarlos.


Una vez quede seco, hay que lijar la superficie para que quede lisa y sin protuberancias.


A continuación, toca dar una capa de látex vinílico para imprimar la pieza antes de pintar, tapando así los poros del aguaplast.


¡Hora de pintar! Es una de las partes más agradecidas del proceso, pues es cuando podemos ver que eso que hacíamos empieza a coger forma. Para ello emplearemos las acrílicas. Una vez pintado, se aplica una capa de látex para darle un acabado brillante que a la vez proteja la pintura.


Para finalizar, insertamos uno de los eslabones del aro en el agujero que hicimos previamente. Para ello nos podemos ayudar de los alicates.


Y ¡listo! Llavero con nuestro diseño, listo para usar. ¡Qué bien lucen ahora las llaves!

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    JGL (lunes, 28 diciembre 2015 02:37)

    Muchas gracias