Inspiración: caja de regalo estilo Súper Mario

ideas regalo videojuegos super mario

Todos nos hemos encontrado alguna vez con que tenemos que hacer un regalo, y no sabemos bien el qué. Pues bien, a veces, aunque el contenido no sea tan valioso como querríamos, el continente puede aportar un toque extraordinario (¡sobretodo si lo hacemos nosotros mismos!). Empleé una caja antigua, decorada, para regalársela a un amigo aficionado a los videojuegos. ¡Bingo!

Los materiales que necesité fueron:

  • Caja a decorar
  • Pintura acrílica
  • Pinceles
  • Cola blanca y pincel para aplicarla
  • Rotulador de punta fina y de punta gorda permanentes
  • Lápiz
  • Rotulador normal

Lo primero que hice fue delinear sobre la caja con el rotulador normal el diseño aproximado que quería realizar después.




A continuación apliqué una primera capa de pintura blanca sobre la caja, y a continuación otra segunda capa. En la siguiente imagen podéis ver la diferencia entre la primera capa y la segunda:

 

[3 fotos caja blanca]

A continuación apliqué una primera capa de pintura blanca sobre la caja, y a continuación otra segunda capa. En la siguiente imagen podéis ver la diferencia entre la primera capa y la segunda:



Lo siguiente fue comenzar a pintar con el resto de colores. Empecé por el suelo y las cajas, ambos de color marrón.

 



Después di el color verde, para los arbustos y las tuberías. Lo aproveché también para el Toad de la parte superior; en un principio lo pensaba hacer rojo, pero puesto que también cabía la posibilidad del verde, aproveché la pintura que mezclé.

 



El último color que apliqué fue el azul cian del cielo. Cubrí todo con una capa (ya que di una base blanca, no me fueron necesarias más manos). Así quedó totalmente coloreado:


Como podéis comprobar, tan sólo utilicé tres colores aparte del blanco.
Como podéis comprobar, tan sólo utilicé tres colores aparte del blanco.

Ahora llega uno de los pasos clave: contornear. Subrayo su importancia porque marca la diferencia, aquí la podéis apreciar:




Y por último, pero no menos importante: una capa de cola blanca sin aguar. La cola no sólo da un refuerzo extra, sino que aporta brillo y un acabado superficial liso. Además, realza el contraste entre los colores, lo que es favorable en este caso.


Un consejo: nunca dejéis secar una superficie en vertical. Parece de sentido común, pero cuando lo realicé tenía prisa, así que di la capa de cola a varias paredes a la vez, por lo que algunas secaron en esa postura. ¿Qué pasa? Que la cola es muy viscosa, es decir, tarda mucho en fluir y crear goterones, pero, puesto que también tarda en secar sobre tantas capas de pintura, termina formando dichas gotas, quedando como la imagen a continuación:


Al final del todo las gotas también se secan (esperando mucho más tiempo), por lo que quedan también transparentes, pero se concentra demasiada cola en algunas zonas, quedando otras con poca.

Goterones de cola blanca
Goterones de cola blanca

El regalo no consistió sólo en la caja, sino que esta era el envoltorio; para terminar, envolví los regalos en papel de seda y los coloqué dentro de la caja.


También di una base de blanco en la parte inferior de la caja, para escribir sobre ella mensajes; tras esto le di una capa de cola. ¡Nunca sobra la cola!


Es una idea muy original para regalar. Espero que os haya servido de guía sobre qué materiales utilizar o cómo aplicarlos. ¡Un saludo!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0